miércoles, 10 de julio de 2013

El cronista de Caracas nos comenta:"Es imperativo que en las escuelas se hable sobre la historia de la ciudad para fortalecer la identidad del caraqueño que está un poco diluida. También deben aunar esfuerzos el Ayuntamiento, las alcaldías y los ciudadanos. La oficina de cronistas hace lo que puede a pesar de los problemas de financiamiento". El cronista lamenta que muchos caraqueños ignoren los nombres de las esquinas del Centro. "No saben donde está Sociedad o Gradillas ni a qué deben sus nombres. Eso forma parte de la identidad del caraqueño y no ha habido una política de difusión de la historia local. Debemos intensificar esa labor pedagógica". ¿Podrían reflexionar mis lectores sobre cuál fue la misión de vida que se propuso cumplir, aunque le costó la vida, la Dra. Henriqueta Peñalver con la Cuenca del lago de Valencia y la Casa de Los Celis en la capital carabobeña??? ¿DE qué se queja el cronista caraqueño si a la Dra. Peñalver la despreciaron y criticaron por salvar y restaurar, difundir y educar sobre la historia que se esconde en los Estado Aragua y Carabobo y en la ciudad de Valencia??? Ahora si...y antes ¿quién llevó a la ruina a estos lugares y la despreció tanto, malponiendo su obra antropológica cuando es lo único en verdad que conocemos de esas zonas prehispánicas y de la casa colonial más hermosa de Valencia???

Íconos que pasan inadvertidos

El casco colonial resguarda referencias al 5 de Julio que muchos ignoran.

imageRotate
En torno a la Plaza Mayor (hoy Bolívar) se suscitaron los hechos
| 1 | 2 | 3 | 4 |
Contenido relacionado
DELIA MENESES |  EL UNIVERSAL
viernes 5 de julio de 2013  
El transeúnte que baje el ritmo de la marcha mientras camina por el casco histórico de la ciudad encontrará referencias a la fecha que hoy se celebra: 202 años de la Independencia. Hay relieves conmemorativos adosados en los muros del Concejo Municipal y de la Catedral de Caracas. También hay espacios simbólicos del lugar donde nació la República que sobreviven dentro del caos urbano.

Es en la capilla Santa Rosa de Lima donde toda la historia confluye. El salón donde se firmó la Independencia permanece abierto a todo público sin costo alguno, en la PB del Concejo Municipal frente a la plaza Bolívar, pero para muchos caraqueños pasa desapercibido. Una pareja de visitantes o a veces dos llega a diario el espacio donde se reunió el Primer Congreso Constituyente, que tomó la decisión de declarar la Independencia en 1811, comenta un funcionario que lamenta que muchos venezolanos ignoren la existencia de este lugar.

La capilla permaneció encerrada, en el olvido, por años. La humedad y las filtraciones arremetieron contra la que también fue la antigua sede colonial del Seminario Santa Rosa de Lima. En 2011 con motivo del Bicentenario de la Independencia se realizaron trabajos de conservación y restauración que le devolvieron su esplendor de antaño.

Allí se exhibe el óleo sobre tela de Juan Lovera: "5 de Julio de 1811". También están las actas del Ayuntamiento del 19 de abril de 1810, el púlpito colonial con retrato de Santo Tomás de Aquino y su talla revestida de hojilla de oro, algunas sillas de la época donde se sentaron los diputados.

Pocos se detienen a mirar un relieve sobre el 5 de Julio con la inscripción: "La Patria morirá con el último venezolano", que está adosado a la pared lateral del Concejo Municipal. Recostadas a la pared donde se exhibe la obra, más de 20 motos se estacionan a diario. En una de las paredes externas de la Catedral se ubica otra referencia de la historia independentista de Venezuela: una obra en relieve que recuerda el encuentro entre Francisco Salias y Vicente Emparan.

Para el cronista de Caracas, Guillermo Durand que la capital tenga su museo histórico es una deuda pendiente. "Un lugar con maquetas para complementar el trabajo elaborado por Neumann, donde figure una maqueta de la ciudad revolucionaria de la Independencia".

Durand lamenta que el afán transformador urbanístico de los años 40 se llevó edificaciones emblemáticas de la ciudad; como la casa de Francisco de Miranda que estaba en la esquina de Padre Sierra. Solo queda una placa dentro del edificio que hoy está allí. El museo colonial de Caracas Vicente Llaguno, en la esquina del mismo nombre, fue demolido en 1952 cuando se construyó la Urdaneta. También desapareció La Casa del Vínculo en la esquina de Gradillas que la alcaldía Libertador rescató a medias por la celebración del Bicentenario.

"Es imperativo que en las escuelas se hable sobre la historia de la ciudad para fortalecer la identidad del caraqueño que está un poco diluida. También deben aunar esfuerzos el Ayuntamiento, las alcaldías y los ciudadanos. La oficina de cronistas hace lo que puede a pesar de los problemas de financiamiento". El cronista lamenta que muchos caraqueños ignoren los nombres de las esquinas del Centro. "No saben donde está Sociedad o Gradillas ni a qué deben sus nombres. Eso forma parte de la identidad del caraqueño y no ha habido una política de difusión de la historia local. Debemos intensificar esa labor pedagógica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada