martes, 5 de noviembre de 2013

Los tepuyes venezolanos son de especial importancia para la avifauna criolla. Más allá del característico paisaje se crean al sur del país, con su abrupta formación y sobrecogedora presencia, son un lugar vital para la conservación de las aves que habitan o cruzan el territorio nacional.

Tepuyes son áreas vitales para la conservación de aves

El águila arpía, el loro cariazul y el sabanero coludo están en peligro

imageRotate
Estas formaciones se ubican a 1.500 sobre el nivel del mar ARCHIVO
DANIEL GONZÁLEZ CAPPA |  EL UNIVERSAL
martes 5 de noviembre de 2013  
Los tepuyes venezolanos son de especial importancia para la avifauna criolla. Más allá del característico paisaje se crean al sur del país, con su abrupta formación y sobrecogedora presencia, son un lugar vital para la conservación de las aves que habitan o cruzan el territorio nacional.

La organización BirdLife Internacional destaca la importancia que tienen estas formaciones rocosas, ubicadas en los estados Bolívar y Amazonas entre los 1.500 y los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Especies como el paují culiblanco (Crax alector), el águila arpía (Harpia harpyja), el atrapamoscas piojito (Polystictus pectoralis) o la candelita de Cardona (Myioborus cardonai) hacen vida en al menos 14 tepuyes venezolanos y sobrevuelan entre las corrientes de aire que allí se forman.

Los tepuyes son famosos por su alto número de especies endémicas, incluso dentro de una solo meseta. Cada tepui puede albergar un único ecosistema, con su propia fauna, vegetación o arroyos permanentes.

Venezuela se encuentra en el séptimo lugar con mayor biodiversidad de aves, de las cuales se calcula que 50 son endémicas, 35 son consideradas especies raras y al menos 135 están en riesgo de desaparecer, según la organización ambientalista Vitalis.

En riesgo

BirdLife International destaca al menos ocho especies de aves que habitan o visitan los tepuyes venezolanos que se encuentran amenazadas.

El águila monera y el águila arpía, el sabanero coludo, el loro cariazul, el rabiblanco del Orinoco, el atrapamoscas piojito, el paují culiblanco y la candelita de Cardona han ido disminuyendo el número de poblaciones en los últimos años y son catalogados como vulnerables o casi amenazados.

La mayor amenaza que presentan las aves en Venzuela son el comercio ilícito, la tala indiscriminada de árboles, la contaminación de las aguas y los suelos y la intervención humana.

A diferencia de otras naciones del continente, en Venezuela no hay un programa de monitoreo, observación o protección de las aves. En ese sentido, el país se encuentra por detrás de naciones como Colombia, Brasil y Perú, que se ubican en el primer lugar en mayor cantidad de especies de aves en la región.

Se estima que al menos 13% de todas las aves en el mundo están en peligro de extinción, un total de 1.313 especies. 880 son consideradas casi amenazadas y cuatro extintas en estado silvestre dando un total de 2.193 especies que son necesarias proteger según la Unión Mundial para la Naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada