domingo, 14 de septiembre de 2014

Un equipo de paleontólogos del Museo Americano de Historia Natural y la Academia de Ciencias de China ha descubierto los restos muy bien conservados de tres especies de criaturas de pequeño tamaño parecidas a una ardilla.

Notitarde 10/09/2014 

Descubren tres especies extintas similares a ardillas

abc.es
EEUU., 10 septeimbre 2014.- Un equipo de paleontólogos del Museo Americano de Historia Natural y la Academia de Ciencias de China ha descubierto los restos muy bien conservados de tres especies de criaturas de pequeño tamaño parecidas a una ardilla. Los investigadores creen que se trata de mamíferos, lo que sugiere que este grupo animal extremadamente diverso, al que pertenecemos nosotros mismos, los seres humanos, se originó hace unos 208 millones de años en el Triásico tardío, mucho antes de lo que se creía.
Los animales descubiertos no son nuevos para la ciencia, pero hasta ahora solo se habían encontrado mandíbulas fragmentadas y dientes aislados, así que los expertos no tenían claro si podían ser consideradosmamíferos o no. Los seis nuevos fósiles hallados en China, de 160 millones de años de antigüedad y casi completos, dieron la clave a los investigadores. Según explican esta semana en la revista Nature., para ellos no hay duda: se trata de lo que parecen, mamíferos.
Las tres nuevas especies -Shenshou lui, Xianshou linglong, y Xianshou songae- pertenecen a un nuevo grupo, o clado, llamado Euharamiyida. Tenían un aspecto similar a pequeñas ardillas. Pesaban apenas nada, entre 28 y 280 gramos, y sus patas y su cola indican que eran habitantes de los árboles.
«Eran buenos escaladores y, probablemente, pasaban más tiempo que las ardillas en los árboles», explica Jin Meng, coautor del artículo y conservador de la división de paleontología en el Museo de Historia Natural. «Sus manos y sus pies estaban adaptados para colgarse de las ramas, pero no eran adecuados para correr por el suelo».
Unos dientes extraños
Los miembros de Euharamiyida probablemente comían insectos, frutos secos y frutas con sus extraños dientes, que tenían muchas cúspides (lados puntiagudos) en las coronas. Los científicos creen que los mamíferos evolucionaron de un ancestro común que tenía tres cúspides; los molares humanos pueden tener un máximo de cinco. Pero las especies recién descubiertas tenían dos filas paralelas de cúspides en cada molar, con hasta siete cúspides en cada lado.
A pesar de ese patrón dental inusual, las características físicas generales de estos animales son las de un mamífero. Por ejemplo, los especímenes muestran evidencias del típico oído medio de los mamíferos, el área justo dentro del tímpano que convierte las vibraciones en el aire en ondas en el oído. Los oídos medios de los mamíferos son los únicos que tienen tres huesos, como se observa en los nuevos fósiles.
Pero, según los investigadores, la colocación de las nuevas especies dentro de los mamíferos plantea otra cuestión. En base a la edad de la especie Euharamiyida y sus parientes, la divergencia de los mamíferos de los reptiles tuvo que haber ocurrido mucho antes de lo que algunas investigaciones han estimado. En lugar de originarse en el Jurásico medio (hace entre 176 y 161 millones de años), los «mamíferos aparecieron probablemente por primera vez en el Triásico tardío(hace entre 235 y 201 millones de años)».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada